Los tirantes: signo de elegancia y distinción

Una de las reglas básicas del buen vestir en el hombre, determina que los pantalones, sobre todo los clásicos de vestir, hay que ubicarlos en la cintura y no en la cadera, condición que resulta prácticamente imposible de no utilizar unos tirantes. No hay duda que los tirantes son el complemento perfecto que asegura mantener el pantalón del caballero con la máxima clase y distinción en su justa posición, la cintura, que es aquel lugar a medio camino entre el ombligo y la cadera. Además de esta función de sostén, los tirantes tienen un beneficio mayor que es el de asegurar una figura estilizada, mantener la verticalidad y rectitud en el pantalón y que el largo de éste se mantenga constante con respecto a los zapatos. Asimismo ofrece una estilosa distinción al que los usa ya que, siendo su utilización sumamente poco extendida entre los caballeros de hoy en día, es otra de las costumbres diferenciadoras de la imagen de caballerosidad que con el tiempo más se van perdiendo.

Los tirantes: signo de elegancia y distinción
Los tirantes siempre aportan mayor clase y distinción

Sin duda para muchos hombres los tirantes son un complemento característico de las vestimentas más formales; galas, ceremonias, o cualquier tipo de acto solemne; también lo consideran un accesorio para un uso exclusivo con traje. Además es un complemento que no todos los hombres se atreven a utilizar, quizás sea por el miedo de ir diferente, hasta que nos acostumbramos a su uso y lo integramos en nuestro vestuario. Lo que es evidente es que bien llevados los tirantes son un accesorio que siempre aportarán mayor clase, distinción y estilo que el cinturón para conservar el pantalón en su exacto lugar, y que estos no se vayan cayendo constantemente con el movimiento. Sin ninguna duda, los tirantes son uno de los complementos del hombre que más y mejor realzan y determinan un estilo personal propio. Es de ese tipo de accesorio que tiene un carácter tan fuerte y destacado, que es incapaz de pasar desapercibido a nadie.

Utilizar los tirantes es sinónimo de madurez en el vestir, de mayor personalidad, de buen gusto y originalidad, de hombre que cuida los detalles, y principalmente, de tener la habilidad salir de lo tradicional y disfrutar la máxima comodidad. Si bien es cierto que cuando se comienza y acostumbras a usar, acaba siendo una parte fundamental de nuestro vestuario.

El uso de los tirantes es muy cómodo, porque evita que te sientas comprimido en la cintura, cosa que con el cinturón suele suceder. Su uso es muy recomendado para hombres con sobrepeso y sobre todo con un vientre abultado, ya que evitarán tener que posicionar el pantalón por debajo de la cintura, ganando así en estética. Además; aportan seguridad y evitan el feo efecto de tener constantemente que subirse el pantalón, y confiere cierta impresión de alargar la figura al no aparecer el efecto óptico de “corte” en dos mitades del traje como ocurre con el uso del cinturón.

Otra propiedad importante, es que la utilización de los tirantes permite que te muevas libremente llevando siempre el pantalón situado en el lugar correcto. Si eres un hombre con una gran actividad, que debes moverte mucho, en los tirantes encontrarás tu mejor aliado para que el pantalón vaya siempre en su sitio.

Ventajas del uso de los tirantes 

La utilización de los tirantes aporta innumerables ventajas tanto estéticas como funcionales. Las principales ventajas que nos aportan son;

– Con el uso de los tirantes, al contrario de lo que sucede con el cinturón, no divide el cuerpo en dos partes, lo que da mayor fluidez y limpieza de líneas al conjunto final consiguiendo acentuar la verticalidad y alargar la figura.

– El tirante al sostener los pantalones desde los hombros nunca se caen y por lo tanto da igual la postura que se adopte, el tiempo que se vistan o las veces que uno se siente y se levante que siempre se mantendrán en el punto adecuado. Con el paso de las horas no habrá que preocuparse por ajustarse los pantalones como sí habría que hacer de decantarse por el cinturón.

Los tirantes: signo de elegancia y distinción
La utilización de los tirantes aporta innumerables ventajas

– Las pinzas de los tirantes o las lanzaderas de piel que con todo buen tirante se incluyen, estiran y empujan constantemente al pantalón hacia arriba evitando que se formen arrugas en los bajos, que te hacen parecer más bajo y descuidado; además al estirar el pantalón ayuda marcando de forma mucho más visible la raya del pantalón.

– Los tirantes evitan en aquellos señores de barriga prominente el que su pantalón se descuelgue y termine caído por la zona delantera, descansando debajo de su tripa y además al conseguir un talle alto, con su uso una parte importante del vientre queda cubierto por el pantalón disimulando esos kilos de más.

– Además, los tirantes poseen incluso prescripción médica. Muchos doctores recomiendan su uso a pacientes con grandes estómagos, debido a que el cinturón, además de comprimir y acentuar la barriga, contribuye a que ésta crezca.

– El uso de tirantes aporta mayor clase, distinción y estilo, un hombre perfectamente vestido con tirantes, nunca pasara desapercibido

Cómo combinar los tirantes 

Como ocurre con la corbata hay que procurar encontrar un color en nuestros tirantes en consonancia con nuestra vestimenta, lo más seguro es combinar nuestros tirantes con el color de nuestra corbata, de igual modo la lanzadera de cuero que une los tirantes con nuestros pantalones tiene que ser del mismo color que nuestros zapatos.

Los tirantes de colores lisos y oscuros, tales como el negro, el gris oscuro, el marrón o el azul marino son los más sencillos de conjuntar y resultan la elección más acertada. Asimismo los tirantes con finas rayas o pequeños topos también resultan muy discretos, elegantes y fáciles de combinar. En cambio, los tirantes con grandes dibujos, motivos de animales o fantasía no combinan bien con un atuendo formal y solo conseguirán echar a perder tu elegancia.

Por otro lado cuando vistas los tirantes es necesario que se ajusten a nuestra altura, labor muy sencilla de realizar mediante los tensores que todo tirante dispone.

Atrás quedaron los años donde el uso de tirantes estaba reservado exclusivamente a los caballeros gruesos. Hoy, los hombres que prefieren el uso del tirante frente al cinturón, con seguridad son caballeros que cuidan cada parte de su vestuario con gran esmero.

Si bien te hemos aportado razones suficientes para elegir el uso de tirantes, por supuesto la decisión debe ser tuya, te desafío a que lo pruebes, seguro no te decepcionaran.

El Estilista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *